¿Y si nos perdemos por Pisa?

Muchos dirán que no es posible pues la ciudad es la mínima expresión… bien, pues debo ser la única persona que se perdió en Pisa. Pero descubrí varias cosas: uno, mi italiano es nefasto; dos, la gente es encantadora; tres, hay termas romanas en Pisa; y; cuatro, la torre es punto de referencia hasta para cuando no te encuentras.

Pisa, la ciudad famosa por sus edificios torcidos, especialmente la torre. El sitio donde la gente siempre posa igual. ¿Puede un error hacer grande una ciudad? Parece ser que sí.

Historia

Pisa es una ciudad de región italiana de la Toscana y aunque se desconoce su origen, hay leyendas que hablan de fundadores griegos, pero al no haber evidencias arqueológicas, lo más probable es que la ciudad fuera fundada por ligures, siendo ocupada posteriormente por etruscos y romanos.

En el siglo XI, en alianzas con Génova, expulsó a los sarracenos de Córcega y Cerdeña. Durante los siglos XII y XIII tuvo su época de esplendor, quedando debilitada tras la Batalla de Meloria en 1284. En el año 1406 fue vendida a Florencia, recuperando su independencia durante 12 años hasta que fue nuevamente conquistada entre 1494 y 1506.

El puerto de Pisa, y al que le debía parte de su esplendor, se encuentra en la actual ciudad de Livorno, pero a medida que fue creciendo, obtuvo entidad propia.  En 1343 se creó la Universidad, permitiéndola desempeñar un papel importante culturalmente hablando.

En esta pequeña ciudad nacieron personajes ilustres como Galileo Galilei (astrónomo, filósofo, matemático y físico), Eugenio III (Papa de la Iglesia Católica), Leonardo de Pisa (matemático), Giovanni Pisano (escultor) y Andrea Bocelli (cantante), entre otros.

Qué ver en Pisa

Indico en el mapa, de arriba abajo. En mi caso, por la cercanía de mi hotel a la torre, empiezo por ahí, pero perfectamente puede hacerse al revés.

mapa.jpg

Piazza dei Miracolli

Área amurallada considerada uno de los centros de arte medieval del mundo. El nombre le viene por Gabriele d’Annunzio, escritor y poeta italiano, quien la describió en su obra Forse che si forse che no (1910) como “el Prado de los Milagros”. En 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En la plaza podemos encontrar: la Torre, el Duomo o Catedral, el Baptisterio y el Camposanto.

Piazza dei Miracli

La Torre

La famosa torre inclinada es el campanario de la Catedral, que empezó a inclinarse tan pronto comenzó su construcción en agosto de 1173. Mide entre 55.7 y 55.8 m y su peso es de unas 14.700 toneladas. Tiene una inclinación de 4 grados, lo que le confiere esa apariencia tan característica. Se le considera una de las joyas del arte románico.

Tardó 177 años en construirse, haciéndose ésta en 3 etapas. Tras la ayuda pedida por el gobierno italiano en 1964, se consiguió estabilizar la torre permitiendo que su actual inclinación sea la misma que la que tenía en 1700.

Se dice que Galileo Galileo dejó caer dos bolas de cañón de diferente masa desde la torre para demostrar que la velocidad de descenso no dependía de la masa.

Recomiendo que se reserve hora y billetes para subir por internet.

Torre

El Duomo

La catedral medieval está dedicada a la Asunción de la Virgen (Santa Maria Assunta). Su construcción comenzó en 1063 de mano del arquitecto Busketo y la fachada fue construida por Rainaldo.

Se cree que Galileo formuló su teoría sobre el movimiento de un péndulo al ver el balance del incensario que colgaba del techo de la nave.

El edificio también se encuentra ladeado desde su construcción.

Duomo

Recomiendo que se mire las horas de acceso gratuito para reservarse con tiempo.

Baptisterio

Dedicado a San Juan Bautista, se comenzó a edificar a mediados del siglo XII. En un pilar interior aparece el nombre del arquitecto: Deustesalvet (<Diostesalve>).

Es el baptisterio más grande de Europa y, junto con el de Florencia, el más bonito.

Baptisterio

Camposanto

Se dice que este cementerio monumental se levantó sobre un cargamento de tierra sagrada procedente del Gólgora. Se terminó de construir en 1464 pero tuvo que ser reconstruido tras los bombardeos del 27 de julio de 1944 por parte de los Aliados.

Otros

También podemos encontrar una estatua de la Loba Capitalina sobre una columna, el símbolo de Roma

Piazza dei Cavalieri

Antiguamente esta plaza representaba el poder civil. En esta zona se encontraba el antiguo foro romano de la ciudad. En 1140 se convirtió en el centro de la ciudad localizándose allí importantes edificios como el Palazzo del Popolo e degli Anziani o la Iglesia de Santo Stefano del Cavalieri.

Piazza dei Cavalieri

En esta plaza se declaró el final de la independencia de Florencia (1406). En 1558 se empezó la transformación de la plaza con la idea de albergar la sede de la Orden de los Caballeros de San Esteban (actual Palazzo della Caravona,  sede central de la Scuola Normale di Pisa).

La fachada del la actual Scuola es impresionante y digna de fotografiarse.

Palazzo della Carovana

Plaza Garibaldi

Con la estatua de bronce de Giuseppe Garibaldi, realizada en 1892 por Ettore Ferrari.

Piazza Garibaldi

Justo enfrente, el Ponte di Mezzo que nos permite cruzar el río Arno y disfrutar de los edificios a ambos lados:

Santa Maria della Spina

Palazzo Blu

Actualmente es un centro de exhibiciones temporales. El nombre le viene por el color característico de su fachada que se descubrió durante una de sus renovaciones arquitectónicas.

Santa Maria della Spina

Su nombre se debe a que en la antigüedad se creía que conservaba una de las espinas de la corona de Cristo. Fue construida en 1230 por la familia Gualandi, pero ha sufrido diversas restauraciones por los hundimientos y condiciones del terreno. La localización original no era ésta.

Llama la atención cómo esta iglesia se dibuja entre edificios de colores a las orillas del río. Sin duda, una sorpresa (ver foto arriba).

Chiesa di San Paolo a Ripa d’Arno

Antigua catedral de Pisa cuya construcción comenzó en el año 952.

San Paolo a Ripa d'Arno

Piazza Vittorio Emmanuelle II

Lugar donde se encuentra  la Parroquia de San Antonio Abad. Lo más interesante de esta iglesia es el enorme grafiti que ocupa una fachada lateral, obra de Keith Haring (1989): el “Tuttomundo”, que consta de 30 figuras colocadas como en el tetris que representa la paz y la armonía en el mundo.

Estación de Pisa… fin del recorrido: la siguiente parada es Siena.

Con esto nos habremos recorrido la ciudad, desde la famosa torre hasta la estación. Esto es todo. Pero si tenemos más tiempo, podemos perdernos por sus calles, entrar en tiendas como Il Papiro (en la Piazza del Miracli) o en la librería La Feltrinelli, en la calle principal de las tiendas, Via Corso Italia. Podemos disfrutar de un helado en La Bottega del Gelato, en la Piazza Garibaldi, o comprarnos un panini y disfrutar de la vista que nos ofrece el río Arno a su paso por la ciudad.

Qué comer

Pues aunque soy una gran amante de la cocina, por diferentes circunstancias, no he podido probar todo lo que querría de la gastronomía de la ciudad. Muchos de sus postres hechos con base de almendra o piñones han dificultado la cosa, así como problemas para conseguir reservas en algunos restaurantes que tuvieran lo típico.

Listo algunos de los platos pisanos más famosos: panino al lampredotto (bocadillo relleno de tripas de vaca), ribollita (menestra de pan, judías, espinacas, col negra, tomates, calabacines y patatas), panzanella (ensalada de pan toscano con tomates, cebollas rojas y pepinos), pici all’agione (espagueti “macizos, rellenos de la propia pasta” con una salsa picante), papa al pomodoro (pan toscano, tomate, ajo, albahaca y aceite), entre otros…

De postre tenemos cantucci y vino santo (galletas de almendra acompañados de un vino dulce toscano), castagnaccio (tarta hecha con harina de castañas), panforte (a base de harina, nueces, avellanas, naranja confitada, miel, nuez moscada…), helado, la torta co’bisheri (tarta rellena de chocolate, pasas y piñones) y la torta de piñones de San Rossore.

Lo que sí puedo decir es que comí de lujo en:

  • I Santi (Vía Santa Maria 71): tabla de embutidos, reginette con ragout de carne Mucco Pisano sin tomate y tiramisú. Los reginette fueron uno de mis platos favoritos en Pisa.

Pasta

  • La Taverna di Pulcinella (Vía Garofani 10): ciabatta – un lato ripieno di: ricotta, pepe, mozzarella campana, l’altro lato: bianco con mozzarella campana, salsiccia, friarielli -. Riquísima. Uno de los laterales de la pizza estaba doblado y relleno de queso.

Ciabatta

  • Antica Trattoria Il Campano (Via Cavalca, 19): tabla de embutidos y brushettas y pici asparagui su specchio di burrata. Maravilloso todo.
  • La Bottega del Gelato (Piazza Garibaldi 11): riquísimo helado.

Helado

Curiosidades de la ciudad

– En uno de los lados del Duomo se encuentra un trozo de mármol de origen romano donde hay unos agujeros. Cuenta la leyenda que son las marcas dejadas por el diablo cuando se aferró al Duomo para detener su construcción. Se le llama “garra del diablo”.

– En la entrada al Duomo hay un pequeño lagarto que tradicionalmente trae suerte a quien lo toca.

– Se cuenta que Mussolini quiso enderezar la torre añadiendo cemento a sus cimientos. Solo consiguió que se inclinara más y que se hundiera la torre.

– Durante la Segunda Guerra Mundial, EEUU quiso destruir todas las torres de Pisa que podían ser lugar para posicionarse francotiradores del otro bando. La torre inclinada se salvó por una orden de última hora.

– Los edificios de la Piazza dei Miracli pueden interpretarse como las tres etapas de la vida: nacimiento (Baptisterio), vida (Duomo) y muerte (Camposanto).

– La torre de Pisa no es la más inclinada del mundo. Con 6 grados de inclinación, el campanario de Suurhusen, en la baja Sajonia, es el primero.

– No se sabe con certeza quién es el arquitecto de la torre pues aunque se sabe que se contruyó en 1173, no hay registro de la época con el nombre.

 

Nota: me hospedé en el Hotel Roma, en la Vía Bonnano Pisano 111. No solo el autobús LAM Rosso me dejaba en la puerta (literal) desde el aeropuerto, sino que para volver al aeropuerto, la parada estaba al lado. El trato fue magnífico, la habitación muy limpia y cómoda, el desayuno riquísimo (estaba incluido)… lo mejor, las vistas. Tenía el Baptisterio a mis pies.

 

Mi primer contacto con la Toscana no pudo ser mejor. La calidez y la amabilidad de la gente, la permanente sonrisa, la buena comida, la facilidad que daba la ciudad… todo ayudó para que la experiencia fuera increíble. A pesar de lo que la gente me decía, Pisa me sorprendió. No iba con expectativas, pero sí me habían dicho. ¿Es la mejor ciudad? No sé. ¿Me gustó? Me encantó. ¿Hay algo más que la torre? Sí. Y merece la pena tomarse un tiempo para descubrirlo.

Sé Feliz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s