ALARCÓN con mayúsculas

Alarcón, esa villa señorial medieval y con historia alrededor de su castillo, ese enclave rodeado por las hoces del río Júcar, esa localidad declarada Conjunto Histórico Artístico… ha sido mi gran descubrimiento de este mes. Me he quedado fascinada con ese sitio, con su historia.

Cogí mi móvil e hice fotos de todo, un no parar. Parecía que no me habían sacado de mi barrio en la vida. Por favor, entrar aquí para ver mi cara durante mi visita a Alarcón. Pa’verme.

Alarcón

Alarkum, origen árabe de Alarcón, porque, como dice la web Top Rural, pese a sus antecedentes íberos y romanos debe su nombre a los árabes, que, tras su ocupación, construyeron un castillo primitivo que dio lugar al actual y rebautizaron la localidad como Alarcón, que significa ‘la fortaleza’ en árabe. Alarcón fue un baluarte fortificado por los árabes que dependían del califato de Córdoba y luego del reino taifa de Toledo. (Fuente: “Castillos y Fortalezas de Castilla La Mancha”, de Antonio Herrera Casado).

smacap_Bright

En Castillo Net informan de que Alfonso VIII estableció su corte en Alarcón durante casi todo el año 1211, preparando la decisiva batalla de Navas de Tolosa (1212), en la que destacó el Consejo de Alarcón, con su propio ejército.

Vemos en la web Mira Hoteles que “el recinto fortificado de Alarcón es uno de los mejor conservados en España, y uno de los más potentes en su época. Aún conserva prácticamente todas sus defensas faltando tan solo unos metros de lienzo de muralla y una puerta situada junto a la torre del Cañavate (s. XIV).”

Y empezamos por su símbolo más ilustre, el castillo. Ubicado en un alto y rodeado por el río Júcar, se puede apreciar antes de llegar a la propia localidad. Su perfil elevado hace pensar en un enclave inexpugnable. Desde él se puede alcanzar con la vista la frontera con Valencia. Construido en el siglo VIII, esta fortaleza medieval de origen musulmán albergó al Infante Don Juan Manuel, Príncipe de Villena y autor del Libro de los enxiemplos del Conde Lucanor et de Patronio.

Su reconquista, en el año 1184, supuso nueve meses de asedio por parte del rey Alfonso VIII. Sus torres defensivas, así como la Torre del Homenaje, dentro del castillo y obra de don Juan Pacheco en 1460, hacen de este enclave un lugar de muy difícil acceso. Entre 1194 y 1245 se levantó de forma definitiva el castillo y en esos años lo gobernó la Orden miliar de Santiago.

Tiempo después, el señorío de Alarcón fue para el infante don Juan Manuel. A su muerte, pasó de nuevo a la Corona y en el siglo XV le fue entregado al marqués de Villena, don Juan Pacheco.

En 1966 abrió sus puertas como parador de turismo.

De este recinto defensivo, quizá lo más llamativo es la torre de los Alarconcillos. Una torre no defensiva, con torres macizas que se alza cercana al castillo. Algunas teorías dicen que podría ser un punto desde el que se observaban las estrellas pues las cuatro torres coinciden perfectamente con los puntos cardinales, aunque la web Castillos del Olvido indica que era una torre de vigilancia.

La antigua iglesia de San Juan Bautista, cuya construcción data del siglo XVI, y actual Centro de Arte Pintura Mural de Alarcón, obra de Jesús Mateo, es otro rollo. Este sitio sorprende porque por más que te digan que tiene sus paredes pintadas y que no tiene culto, y que es un museo con una exposición permanente… no te haces a la idea de lo que hay ahí dentro. Un mundo, literalmente. Este secreto de Alarcón comienzó a cobrar vida en 1994. Tres años más tarde, dada la importancia artística del conjunto, la UNESCO brindó ayuda y los murales fueron declarados interés artístico mundial.

La iglesia de Santa María se erigió a principios del siglo XVI (1520-1565) en estilo plateresco. Fue declarado bien de interés cultural, en la categoría de monumento en el año 1992. En su ábside se puede disfrutar de un retablo fechado hacia 1572. Es una de las cinco iglesias que hubo en su momento para unos 200 habitantes y de las pocas que hoy en día conserva el culto. Está considerada como una de las joyas del renacimiento de Cuenca.

La Iglesia de la Santa Trinidad se encuentra a la entrada de la localidad y, si su puerta es bonita, la llave de acceso es más impresionante. Parece algo insulso, pero cuando la ves… te quedas fascinado por esa reliquia. Una, que se enamora de cosas sencillas. Sobre la puerta, dos escudos: el del marqués de Villena, Diego López Pacheco, y el del que era obispo en el momento de su reconstrucción, Diego Ramírez de Villaescusa. Conserva una de las pocas naves góticas del siglo XIII existentes en la provincia de Cuenca. Además su pórtico sur es uno de los más espectaculares del plateresco conquense. Hoy en día no tiene culto, pero merece la pena conocer su historia, la familia que en ella vivió y sus secretos.

Pues al final, para ser un sitio tan pequeño, se ha quedado una guía larga. Pero realmente el sitio merece una escapada. El entorno y sus calles te hacen retroceder años. Impresionante cómo cerca de Madrid hay lugares por los que parece que no ha pasado el tiempo.

Curiosidad de Alarcón: ¿recuerdas cuántas iglesias había? Cinco. ¿Adivinas cuántos restaurantes tiene ahora mismo la localidad? También cinco.

Bienvenidos a Alarcón.

Alarcón (2)

 

2 pensamientos en “ALARCÓN con mayúsculas

  1. Leer es recordar, volver, cerrar los ojos y seguir viendo…precioso lugar, lleno de cultura de sensaciones, de formas, de misterios y de luz, donde todo es posible desde lo antiguo a lo mas moderno sin que pierda valor alguno….preciosa descripción y magnifico reportaje fotográfico, en el que se ve todo aquello que nuestras retinas grabaron y dejaron plasmadas en nuestra mente…. Chapo “”Beethoven”” por tu dulce música.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s